Tres viviendas en edificio plurifamiliar
Tres viviendas en edificio plurifamiliar
Tres viviendas en edificio plurifamiliar
Tres viviendas en edificio plurifamiliar
Tres viviendas en edificio plurifamiliar
Tres viviendas en edificio plurifamiliar

Consiste en la realización de tres viviendas unifamiliares en edificio plurifamiliar en testero. La disposición en paralelo de las viviendas en relación a la calle de San Sebastián permite establecer unos criterios tipológicos iguales para cada vivienda; estos se dividen en dos franjas, paralelas entre sí, y perpendiculares a la calle; la primera incluye los espacios de comunicaciones, horizontales y verticales y las zonas húmedas, cocinas y baños, mientras que la otra franja se destina a los espacios de estancia, en planta baja, abiertos a la calle ya un patio trasero, y los dormitorios en las plantas superiores, con una máxima flexibilidad de uso y distribución. Este mismo esquema se repite en la planta sótano, con ventilación posterior. El programa funcional de las viviendas es de salón- comedor, cocina y acceso en planta baja, de dos dormitorios y un baño en planta primera y de dos dormitorios y baño en planta segunda y en planta sótano un trastero con acceso peatonal desde el pasaje. La voluntad de integración en el volumen edificado del casco urbano de Colomers, así como la necesidad de coser un tejido consolidado a través de las edificaciones vecinas implica una fachada urbana respetuosa con la textura del lugar. Las aperturas se disponen sin voluntad de explicar estrictamente un programa funcional interior; una piel neutra, un tejido estampado, apartado de la escala doméstica de este tipo de edificaciones, y más ligado a la escala urbana. Así, el agujero se convierte como un poro, por donde respira el edificio, denso y austero, y sólo el trabajo minucioso de la carpintería, con sus variedades y posiciones, son capaces de explicar la vida interior. La subordinación del interior en la piel exterior es franca y suave. Esta interpretación de la fachada tensa, con la posición de carpintería en el plano exterior, se apoya con la utilización de materiales austeros y populares, largamente utilizados en el entorno; revocados en las zonas opacas. Esta voluntad de interiorización del edificio, de textura gruesa y maciza, se contrapone con las aberturas y las fachadas interiores, de sentimiento mucho más abierto, luminoso, y ligero; talmente como una geoda, que, tras una cáscara maciza, pétrea, se descubre un interior cristalino y luminoso.

  • Año 2008
  • Emplazamiento c/Sant Sebastià
    Colomers
  • Promotor Privat
  • Superficie construida 420.3 m²
  • REF / 2008-14

  • volver
Esta web utiliza cookies, si continuas navegando consideraremos que aceptas su uso Aceptar